Por Nilda Mencía

“A mis 63 años de edad, graduarme de guía ecoturístico es lo más grande que me ha pasado, vamos a poner el país en alto”, fueron las palabras de Eugenio Martínez, agricultor oriundo de la Cruz de Altamira, provincia de Puerto Plata, al recibir sus certificados e identificación acreditándole como guía turístico local y de naturaleza para el área del Monumento Natural Pico Diego de Ocampo.

Desde la izquierda: Juan Félix Suero de Cruz Roja, Víctor Almánzar de la SEMARENA, Lic. Rebeca Ureña del CFC, Eugenio Martínez guía ecoturístico, Lic. Iris Pérez Subsecretaria de Estado de Turismo y Lic. Oscar de la Hoz Director de la SECTUR en Santiago. Read more

SECRETARIA DE ESTADO DE CULTURA
DIRECCIÓN DE TURISMO CULTURAL

Ruta de Turismo Cultural (Mes de Febrero)
Directora Risoris Silvestre
Investigadora Soraya Aracena

Escoger el tiempo para vacacionar coincidiendo con una actividad cultural es una solución que ofrece una diversidad de oportunidades permitiendo conocer tanto el paí­s, como las diversas manifestaciones que se pueden apreciar en las diferentes regiones.

Cada mes la Dirección de turismo Cultural de la Secretaria de Cultura le ofrecerá la oportunidad de planificar sus dí­as de asueto ofreciendo informaciones para que puedan disfrutar y a la vez conocer toda la potencialidad que el paí­s ofrece tanto en su diversidad natural como cultural.

En el mes de febrero nos corresponde disfrutar del carnaval que se celebra de diferentes maneras según las diferentes regiones del paí­s.

Carnavales Dominicanos

Las fiestas de carnaval, muy antiguas, fueron importadas por los españoles al momento de la colonización y conquista a partir del Siglo XVI, quienes antes de la Cuaresma realizaban las fiestas llamadas Carnestolendas, en las que salí­an varias comparsas disfrazadas con máscaras.

Esta fiesta, tení­a como finalidad la diversión, el público se tiraba aguas perfumadas y huevos. Terminadas las fiestas el pueblo debí­a guardar recogimiento por el inicio de la Cuaresma. En el paí­s estas fiestas coinciden con las fiestas patrias que se celebran el 27 de febrero.

Los disfraces reflejan la creatividad de sus hacedores, aparecen de variadas formas: algunos pintan sus cuerpos o emulan a santos, personajes polí­ticos e históricos.

Como culminación a los carnavales del mes de febrero, la Secretarí­a de Estado de Cultura, auspicia el primer domingo del mes de marzo, el Desfile Nacional de Carnaval, en el que participan todas las comparsas del paí­s y que tiene su escenario en la avenida George Washington, popularmente conocida como Malecón, a la que acude el pueblo en las que baila, se esconde y regocija.

Entre las modalidades carnavalescas que se suceden en febrero, mencionamos las siguientes:

El Carnaval Vegano

Según afirman los investigadores del carnaval de la provincia de la Vega, el carnaval de esta región del paí­s es el más antiguo, fue introducido por el español Álvaro Castro en el año 1514.

Diablo de la Vega, Carnaval DominicanoEl personaje central de ésta actividad es el diablo, el cual aparece desenfadado y divertido, propinando duros vejigazos a todo aquel que se le cruce en el camino. Dichos diablos, cubren sus rostros con impresionantes máscaras, de las que hasta hace algunos años sobresalí­an las de largos cuernos y barbilla recubierta con pelo de chivo y dientes de animales.

Para el maestro caretero Carlos Francisco Marte Cayoya, El Diablo es un tipo buen mozo, con una nariz grande y perfilada. Consumido sí­, pero juguetón y agresivo. Aparentemente indefenso, para sorprender así­ al ingenuo y dejarlo aproximar. Entonces empezaba a perseguirlo. Saltaba valla, corrí­a por las calles y penetraba jardines, hasta lograr darle el vejigazo. A veces uno sólo y se iba. Ahora eso se ha perdido. El carnaval de ahora es más exhibicionismo. La gente se disfraza y no sabe por qué…

El carnaval vegano como toda acción cultural se ha ido transformando, por lo que en los alrededores del parque central de la Vega, actualmente se aprecian nuevas caretas, inspiradas en personajes de pelí­culas, algunos fantásticos. A este carnaval acude masivamente la juventud, no solo de ésta provincia, sino que también de la ciudad.

Dicha celebración con el paso de los siglos a permanecido, por lo que todos los sábados del mes de febrero en la histórica provincia de la Vega, salen miles de diablos disfrazados para deleite de niños, jóvenes y adultos. El ultimo domingo del mes éste carnaval, realiza su desfile final y en él se aprecia toda la fastuosidad, algarabí­a y creatividad que caracteriza este pueblo, en el que indudablemente el carnaval es parte de su identidad. Las agencias tours operadoras coordinan varios viajes al lugar.

En La Vega además de disfrutar de la alegrí­a del carnaval suba al Santo Cerro lugar de peregrinación donde se venera la Virgen de las Mercedes y desde donde se puede observar una maravillosa vista del Valle de la Vega Real.

Aquí­ permí­tase una degustación de sus famosos roquetes

El Carnaval de Santiago

Lechón de Santiago, Carnaval DominicanoLa provincia norte de Santiago, durante el mes de febrero celebra su carnaval, con los lechones. Investigaciones realizadas por el extinto folklorista Fradique Lizardo, refieren que hubo dos épocas de introducción de la fiesta de carnaval en Santiago, una es en el perí­odo colonial y se reinicia en una segunda época. Tras la Guerra de la Restauración cuando nuevamente inició una migración española.

Debido a la notable presencia española en la región, las primeras máscaras surgieron en las fiestas en que se celebraba a San Santiago Apóstol. Los primeros Lechones, según el folklorista Tomás Morel “surgieron como guardianes galantes, espontáneos y celosos de las comparsas. Iban delante de ellas, fuete en mano, cuidándoles el camino, cuidándola de la enardecida y alegre muchedumbre que se anteponí­a a su marcha”.

Con el paso del tiempo, los lechones se agruparon en sus barrios de origen, la Joya y los Pepines y para diferenciarse uno de otros crearon las primeras variantes de las máscaras que actualmente se exhiben. Las diferencias entre éstas máscaras, agregaba Lizardo “comenzó durante un pleito que escenificaron los moradores de los antiguos barrios de la ciudad”. Por lo que durante los festejos que acompañan el carnaval de Santiago, en él que también existen otras comparsas, siendo una de éstas la del Oso Nicolás, se observa que las máscaras Pepineras tienen dos cuernos lisos y un pico que sobresale y en cambio las Joyeras aparecen con pequeños cuernos.

Ambos tipos de máscaras han recibido transformaciones, por lo que algunas aparecen repletas de vejigas, algunas emulan el monumento icono de la ciudad y otras aparecen con múltiples florecillas.

Además de dichas máscaras los Lechones, usan unos trajes de dos piezas ceñidos al cuerpo, amarrados a la cintura con un largo cinturón que le da varias vueltas y popularmente llamado morcilla. Los trajes, tienen aplicaciones de espejos, mostacillas y están fabricados en finas telas. Estas comparsas llevan el fuete, el que restrallan varias veces en el suelo y que anuncia este carnaval, sí­mbolo de Santiago, a cuyo llamado acuden masivamente, no sólo aquellos que están en su paí­s, sino que también los que viven en el exterior que para éste mes de febrero se reencuentran en su carnaval.

Santiago ofrece varios atractivos; diferentes y variadas comidas, árabes, chinas y criollas, además de la fábrica de tabaco donde puede apreciar la forma de hacer los puros. Y si quiere cultura no deje de visitar el interesante Centro León donde obtendrá una impresionante muestra de la cultura dominicana.

El Carnaval de Montecristi

Y es en éste hermoso pedazo del paí­s en el que armoniosamente elementos de la cultura africana y españoles se funden para dar paso todos los domingos del mes de febrero a la fiesta más antigua del paí­s, el carnaval de los Toros y Civiles .

Tradición que probablemente se deriva de las fiestas taurinas, propias de España. En sus inicios el jefe de la actividad salí­a disfrazado y montado a caballo recorrí­a las principales calles del pueblo tocando una corneta que indicaba el inicio de la pelea entre Toros y Civiles.

Los Civiles no llevan máscaras, pero los Toros sí­, algunas alusivas a éste animal emblemático en algunas culturas. Ambos grupos usan un disfraz o mameluco de gran colorido, debajo del mismo usan las llamadas “corazas”, pedazos de espuma y telas que usan para protegerse de los fuertes latigazos que se propinan durante esta lucha cuerpo a cuerpo que se escenifica en uno de los carnavales más feroces del paí­s.

En esta fiesta popular, aparecen hermosas y bien terminadas máscaras de Toros, las que son realizadas por importantes artesanos, entre los que destaca, el artista José Domingo de la Cruz, nacido en Montecristi y de origen Jamaiquino, cuyas obras por su valor artí­stico se encuentran en importantes colecciones y museos nacionales y extranjeros.

El pueblo de Monte Cristi, ofrece un ambiente de viviendas en madera que nos convierten la visita en remembranzas de épocas anteriores donde la distribución del tiempo permití­a el disfrute de las galerí­as para ver los vecinos pasar. Si quiere algo más de acción puede subir a la loma del Morro que a través de sus cómodos escalones puede escalar hasta la cima para disfrutar de una vista paradisí­aca. También puede disfrutar de un viaje en bote a través del manglar o visitar las minas de sal. Pero no se vaya del pueblo sin antes probar el delicioso Chivo liniero guisado y visitar el Museo de Máximo Gómez.

El Carnaval de Cotuí

En el poblado de Cotuí­, perteneciente a la provincia de Sánchez Ramí­rez, durante el mes de febrero se desarrolla uno de los carnavales más singulares del paí­s y que guarda estrecha vinculación con nuestros antecesores africanos.

Antiguamente, éste poblado, fue muy codiciado por sus minas de oro, por lo que es probable que africanos que trabajaban en ellas, recreasen algunos de los disfraces que habí­an conocido en su tierra de origen como todaví­a hoy se aprecia en la cultura originaria del Congo que sobrevive en Cuba en la que en ciertas ceremonias de iniciación de la santerí­a se usa un traje de hojas de palmas conocido como “Iyawo”.

Por lo que creemos que los trajes usados en el carnaval de Cotuí­ que en este caso son de hojas de plátano tienen una estrecha relación con los de ciertas regiones de África occidental en ceremonias y cultos, las que al finalizar quemaban a manera de purificación los trajes. El traje de los platanuses, se acompaña de una máscara realizada en el fruto del higüero y en comején.

De los platanuses, surgieron otros trajes que actualmente son muy populares en esta festividad que toma por asalto el poblado; los papeluses, confeccionados usando papel periódico y los funduses, en el que se usan fundas plásticas.

Papeluses, Carnaval DominicanoDichos trajes, son ejemplo de cómo con materiales desechados por el ambiente y por el hombre, pueden crearse obras artí­sticas que a la vez contribuyen con la preservación del ambiente. Las comparsas llevan en sus manos vejigas y saltan, bailan y se divierten con éste carnaval que a diferencia de los demás, no esta protagonizado por la figura del diablo.

El Carnaval de Bonao

El carnaval del pueblo de Bonao, al igual que otros que se celebran en el paí­s, nace de las fiestas que se hací­an en clubes y casinos. Para el año 1930, en el Casino Yuna y en el Bonao Country Club, se realizaban grandes y ostentosas fiestas, a las que en particular asistí­a la élite del pueblo y de las provincias aledañas.

Para el año 1940, empiezan a surgir en los barrios del pueblo, varias comparsas , entre las que destacan las de Indios y Macaraos , que desde ese entonces hasta los años 80, salí­an de manera independiente por el pueblo, hoy la mayorí­a se encuentran agrupadas en asociaciones de carnavaleros.

Las comparsas de éste carnaval se reúnen en el parque Central y alrededores durante todo el mes de febrero, culminando su desfile el segundo domingo del mes de marzo.

Para el desfile final, desfilan algunas carrozas y existen comparsas que le identifican, como la ya tradicional de los chinos de Bonao, en alusión a éste grupo étnico que llegó al paí­s a principios de siglo XX y que se dispersaron en varios lugares del paí­s, entre éstos el terruño ya mencionado. Otras comparsas muy populares, son: las Brujas, y la vaca y su ganado.

En la autopista camino de Bonao encontrará una serie de paradas establecidas a ambos lados de la carretera que ofrecen una variedad de ofertas gastronomicas que reflejan la culinaria local. Y una vez en bonao no deje de visitar el Centro Candido Bidó donde siempre ofrecen exposiciones fijas y temporales con muestras de la plástica nacional.

Desfile Nacional de Carnaval de la Ciudad de Santo Domingo

Creatividad Popular, Carnaval DominicanoEn los barrios que componen la ciudad de Santo Domingo, durante el mes de febrero y para el mes de agosto, pueden verse, individuos disfrazados y comparsas carnavalescas. Algunas muy tradicionales , como son: Roba La Gallina, que representa a una mujer que lleva en sus brazos a un muñeco que simula un niño en grave estado de salud y que va de colmado en colmado pidiendo algunos pesos o alguna cerveza o botella de ron.

Otra comparsa tradicional es la de los “Monos”: individuos disfrazados de simio con un traje de fibra plástica y el cuerpo untado de grasa. También aparecen los temibles “Tiznaos”, los diablos “Cojuelos”, “La Muerte en Jeepe” y “Califé”.

Comparsa de los Burros, Carnaval DominicanoCualquier domingo de febrero si nos trasladamos a los barrios, podemos escuchar los redoblantes de los grupos Alí­ Baba, especialmente formado por los más jóvenes y de los que existen decenas de grupos con un impactante vestuario de fantasí­a e impresionante coreografí­a.

El público del sector les sigue riendo de sus ocurrencias y evadiendo los fuertes vejigazos que propinan los diablos. Otro grupo muy importante es el de los Indios, en alusión a nuestros antecesores los Taí­nos y propio de algunos barrios de la capital, siendo el más conocido el de San Carlos.

Inicialmente éstas comparsas y disfraces individuales además de sus barrios, desfilaban por cuenta propia en las calles el Conde, Avenida Mella y el parque Enriquillo, del populoso sector de Villa Francisca, escenario de los Diablos amarillos y coloraos, con sus cascabeles y espejitos.

A partir del año 1982, inicia el desfile de carnaval que tiene como escenario la Avenida George Washington de la ciudad de Santo Domingo, popularmente conocida como “Malecón”.

Desde ese entonces hasta la fecha, el Estado, a través de la Secretarí­a de Estado de Cultura, auspicia el desfile de carnaval, siendo una de las fiestas a la que acude multitudinariamente el pueblo y en la que participan cientos de comparsas de todo el paí­s, como quedó evidenciado el año pasado, en el que participaron 175 grupos.

Disfras Popular Carnaval DominicanoTambién desfilan comparsas de fantasí­a, entre las que sobresalen grupos de “Alí­ Baba”, algunos liderados por conocidos carnavaleros, entre los que recordamos a Marcos “Keppis” y a “Chachón”, entre otros. Otras hacen alusión a las creencias que forman parte del folklore dominicano, como la narración oral sobre los “Bacases”, animales, seres o individuos que en la noche se transforman y que forman parte de la literatura oral dominicana.

    Fecha & Hora Dominicana (GTM -4)

    Friday, 24.11.2017 - 1:40:13

  • Etiquetas

    WP Cumulus Flash tag cloud by Roy Tanck and Luke Morton requires Flash Player 9 or better.